2 Comments

  1. Ray Garduño
    20 Octubre, 2016 @ 11:38 pm

    Sería muy bueno saber quiénes son los autores-redactores de esta carta. Es de un “esquirolismo” ofensivo.

    Reply

  2. Ricardo Andrade Jardí
    21 Octubre, 2016 @ 3:40 pm

    No hay duda que en México exigir el democrático derecho de transparencia, se convierte en una ofensa imperdonable, más aún cuando es a los “autoproclamoados representantes de la comunidad artística” a los que se les pide la congruencia de la transparencia. Y aún así, la carta, sin restar importancia a lo que pone y presupone en acción la idea misma de llamar “sediciosos” a quienes estamos en el derecho de saber lo que debe ser publico, es moderada y “políticamente amable”. En nuestra experiencia por denunciar la presunción de actos corruptos (que hoy son más que evidentes) de teatrerxs locales, nos ha costado años de infundios, des-acreditaciones, mentiras y vituperios diversos. Hasta de satánicos y terroristas nos han atacado. No nos extrañaría que en la esquirola misiva este la firma de algunxs de estxs seudo-caciques locales con “presencia nacional” y por supuesto de sus fanatizados seguidores. Hoy podemos decir, sin empacho, que en una parte de la comunidad teatral del país “la tolerancia es la pasión de los inquisidores”
    Saludos
    Ricardo Andrade Jardí
    Desde Mérida la de Yucatán

    Reply

Leave a Reply