Bajo el Silencio de Oscar Liera

Del 18 al 27 de agosto del año en curso, se presentó en Xalapa, Veracruz, la  puesta en escena “Bajo el silencio”, del dramaturgo Oscar Liera, montaje a cargo del grupo de teatro independiente Ese Perro Está Enroscado. Las funciones se llevaron a cabo en el Teatro La Caja de la Universidad Veracruzana, con horarios los viernes 20:30 hrs, sábados y domingos 19:30 hrs. El costo del boleto fue porcooperación voluntaria.

Durante esta obra que duró alrededor de una hora, pudimos ver la relación entre un hombre desconocido y Nora, una mujer que vive sola, la cual invita a este sujeto a su casa para tomar un café. Las intenciones de ella son libidinosas, en cambio las del hombre en un principio son indefinidas, pero con el transcurso de la obra uno se va dando cuenta que lo que él quiere solo es dinero para comprar cocaína.

El texto original del sinaloense Oscar Liera solo incluye a estos dospersonajes, pero en la propuesta del director Vladimir Arzate, vemos el personaje de Nora interpretado por las cuatro actrices Isaely Guevara, Jacqueline Guzmán, Ana Karen Feldman y Violeta Magaña. Esta propuesta es debido a que como dice en el programa de mano se quiso “reflejar la gama de emociones por las que el personaje atraviesa durante la obra, y las diferentes miradas que el hombre tiene de ella”, cosa que quedaba clara debido a que cada actriz le proporcionaba una personalidad distinta al personaje, lo cual también ayudó al dinamismo de la obra, aunque en ocasiones parecía que en lugar de fluir hacia el clímax y desenlace, se mantenía en un ritmo que volvía al montaje monótono. La interpretación de lascuatro chicas sobre un mismo personaje fue llevado a cabo de manera grata debido a que las intenciones eran claras sobre la idea de la propuesta, sin embargo en ocasiones se tenía la sensación de que en algunos momentos seforzaba la actuación por querer separar la personalidad de cada una.

Vladimir Arzate, quien además de ser el director de la obra interpretó el personaje del hombre desconocido, manejó una energía actoral en principio muy bien llevada, invitando al espectador a adentrarse en este misterio de no conocer las intenciones del personaje, aunque al momento de ser reveladas la energía que había mantenido en lugar de dar pie a un mejor desenvolvimiento y agilidad de la obra parecía que la estancaba más, porque el tono era el mismo y el conflicto del personaje no llegó a ser contundente. La estética minimalista de la obra junto con la iluminación tenue, ayudaba al montaje a crear una atmósfera de suspenso. El vestuario era contrastante, mientras que el personaje del hombre utilizaba un vestuario más cercano a esta época, el de las chicas remitía a otra época, aunque esto no entorpecía el desenvolvimiento de la obra ni le quitaba méritos al montaje. En cuanto al lenguaje uno puede entender que Nora es más grande que el hombre desconocido, pero en esta propuesta al ser todos jóvenes contrastaban las actitudes, el físico y el lenguaje, lo cual generaba en ocasiones un distanciamiento con lo que se estaba viendo.

Finalmente se puede decir que fue un montaje bien llevado, aunque con cosas que no quedaron claras y un ritmo que se volvió aburrido, siendo así que el final no fue percibido como tal de no haber sido por el oscuro del final.

Por Daniel Gutiérrez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *