El amor es un sueño de caballos o de cómo los elefantes aprendieron a jugar a las canicas

Rafael Volta El público asiste a un teatro en penumbras. Se han colocado, a los costados y a un lado del acceso,  hileras de sillas rojas; su disposición, en pasarela, limita el escenario a nivel de piso en un rectángulo cuyo largo parece infinito como un oscuro mar de la calamidad. En la pared del […]