2 Comments

  1. Elka Fediuk
    30 junio, 2020 @ 2:02 am

    Por mucho respetar tu saber y tu oficio, querido Fernando, no comparto tu juicio acerca del papel que juega esta propuesta con respecto a “educación del pueblo”, o sea, para presentarle como es debido el mito griego de relaciones sanguinarias, unidas a los crímenes de lesa humanidad. Entendí que no se trataba del teatro escolar para “facilitar” las lecturas obligatorias, porque hace al menos siete décadas que la tragedia y las lenguas de la Antigüedad no forman parte de esta lista. Tampoco advierto algún pecado en la reescritura, la versión, con base en, etcétera, o en cambiar el género dramático (¡Oh Zeus, cuánto hace que no hablamos de eso!) por uno mucho más digerible en la situación y la sensibilidad actual. Así pues, la balanza se fue hacia una farsa-trágica, congruente con las poéticas de un nuevo Medievo estético.
    Creo que habrá que dejar aparte a Esquilo y a los Artridas para ver el despliegue de recursos dirigidos a atrapar al espectapantalla. Lo que aprecio en este proyecto es la creatividad, aún por ajustar con la tecnología, y la excelsa cooperación del grupo liderado por mujeres talentosas, inteligentes y atrevidas. Incluso tus opiniones lo confirman.
    Ni siquiera se podría decir que es una reescritura de Agamemnon (parte I de la Orestiada), lo que percibo es tal vez un deseo que el destino no sea un dictado de los dioses u hombres, sino que se consuma como una forma de justicia. Los novios, maridos o u otros asesinos de mujeres logran evadir la justicia, así como los dictadores, emperadores, gobernantes en fin, evaden la condena por crímenes contra la humanidad.
    Esta poética que usa el cómic -narrativa visual con reducciones y recortes- cuenta la historia de cualquier mito (o historia) del poder, pero cambia la perspectiva de observación de lo masculino a lo femenino. (de hecho, hubo reescrituras que defendían las razones de de la mujer de Agamemnon) ¿Serán mejores las mujeres?, juzgando por Clitemnestra, NO, no creo, pero es sintomático que en el final se unen o ¿cobijan? en «la Fuente Ovejuna».
    El día del estreno (domingo 28.06.2020) aprecié un ritmo vertiginoso, cambios de locación (fragmentos pregrabados, domicilios convertidos espacios de acción en vivo), También destaco que con las mínimas posibilidades (las tiendas cerradas y ellas confinadas) ofrecieron un diseño plástico a veces rudimentario, pero atractivo.
    Espero que Esquilo o las almas de los Aridas no persigan a este equipo porque decidieron poner las coordenadas de su historia familiar sufrida por las víctimas anónimas en un juego futurista que mediante la TVGALAXIA sigue repitiendo las mismas historias sanguinarias.

    Reply

  2. Luis Enrique
    1 julio, 2020 @ 6:14 am

    Asumir que unicamente la «gente de teatro» sabe y reconoce la Orestiada, no sólo es soberbio, sino ignorante de tu parte, De Ita. Tu reseña lejos de ayudarles, me parece una clara y franca patada en los ovarios de todas y cada una, aunque entiendo que el cantinfleo es parte de tu escencia. Sobre todo me saca de onda tu reticencia al teatro virtual y tu inmensa necesidad de, al mismo tiempo, dar tu opinión sobre algo que, de principio, no te gusta. ¿Y si mejor invitarás a los demás a opinar sobre un fenómeno que no alcanzas a vislumbrar como teatro y que, sin embargo, lo es?

    Reply

Leave a Reply