8 Comments

  1. Héctor
    5 junio, 2020 @ 5:41 pm

    Interesante texto. Que necedad de utilizar todxs y ellxs. Distrae la atención de la lectura.

    Reply

  2. Eugenia Blandón Jolly
    5 junio, 2020 @ 7:14 pm

    La triste verdad, la pigmentocracia que tenemos que desollar en nuestra mente y corazón

    Reply

  3. Carol Borkan
    5 junio, 2020 @ 10:47 pm

    En 2014 trabaje con un director que me dijo «Como crees que vas hacer este personaje si es una francesa, eres morena» Y le dije «Por eso, las historias de otros países no son ajenas a la humanidad, ver a una actriz morena es conocer la visión del otro lado del mundo..y estamos en México»… Me dijo «si vuelves a opinar te sales del montaje»,,,jajaja Y bueno el personaje lo hicimos entre tres actrices entre ella una chilena, blanca porsupuesto. En fin…así las cosas en el teatro mexicano también se cuecen las habas… Es real y lamentable lo que cuentan mis compañeros pero justo las cosas deben cambiar desde las productoras y la idea estúpida de que «Lo aspiracional»

    Reply

  4. Giselle Martínez
    6 junio, 2020 @ 6:07 am

    Irremediablemente necesario este texto.
    Yo me pregunto, ¿Qué tan canija está el racismo y la exclusión por el tono de piel en este país?, que unos amigos me dicen «tú eres blanquita» y me apenó y me entristezco porque lo dicen queriéndome expresar que seguro tengo más oportunidades que ellos o ellas…. Pero salgo de mis límites de mi barrio, de mi gente y soy la pobretona de Tláhuac apiñonada que seguro es una naca, la que tiene ciertos rasgos muy mexicanos. Verme «muy mexicana» es un pecado también en este país, ya no importa si incluso fuera rubia, es que son mis razgos «muy mexicanos» la chaparrita, la de complexión media, la de nariz chata, la de ojos oscuros y pelo de «mestiza». «¿Te haces rayos?», Un día me preguntaron en un casting , yo contesté que no «¡Ah! Entonces tienes el cabello medio como quemado porque estás desnutrida, pobre» «en los pueblitos así tienen el cabello las paisanitas»…. Ser muy mexicana y verme jodida es un pecado al cual tengo que responder con una sonrisa.

    Reply

  5. Manuel
    6 junio, 2020 @ 6:50 pm

    Faltó el violín más pequeño del mundo tocando para ti. Una cosa es visibilizar la desigualdad y otra causar lástima, lo tuyo ya raya en lo 2o. Te lo dice alguien más prieto que tú.

    Reply

  6. Laura Astorga Carrera
    7 junio, 2020 @ 6:00 am

    Es un texto hermoso Alan, gracias por doler lo, sentirlo, pensarlo, escribirlo… y Manuel, lo prieto no quita lo facho…no te escudes en tu color de piel

    Reply

  7. Manuel
    10 junio, 2020 @ 3:15 am

    No me escudo, Laura. Si lo hiciera, escribiría un post como el de Alan Para que todo mundo viera como no me dan trabajo 🙁 jajajaja por cierto, que bueno que saliste a defenderlo, lo necesita muchísimo porque como es prieto solo no puede

    Reply

    • Laura Astorga Carrera
      18 junio, 2020 @ 9:51 am

      Ahora MANUEL a tu CV de FACHO, le sumamos lo MACHO. ¿Estás tratando de avergonzar a Alan por alzar la voz, ser pedagógicamente claro en su desglose de RACISMO-CLASISMO, pedir apoyo y defensa a sus aliades llamando a la solidaridad? ¿Te parece que todo eso es algo por lo que hay que avergonzarse? Te tengo noticias del PRESENTE y del FUTURO: los NUEVOS HOMBRES HACEN ESO. Son sensibles, se sienten derrotados e impotentes, les hiere el sistema, lloran, patalean y moquean. Pero lo más valioso: PIDEN AYUDA y vuelven su rabia algo mucho más valioso que aguantar como machos y golpear la pared. Vaya como LAS MUJERES DE TODA LA VIDA digamos. Lo cual no es sólo super útil para construir sociedades más justas, sino que además es SUMAMENTE ATRACTIVO en cualquier ser humano. Infórmate y edúcate mejor.

      Reply

Responder a Giselle Martínez Cancel