3 Comments

  1. IGNACIO ESCARCEGA
    20 mayo, 2020 @ 7:26 pm

    Celebro la agudeza de tu texto, abundemos en estrategias para convivir, con o sin prótesis.

    Reply

  2. Isabel Benet
    21 mayo, 2020 @ 8:07 pm

    Gracias Gallardo por éste texto..Espejo que haz puesto..Tambores que vuelvan a resonar en nuestra tríbu…Sin protesis- sin cirugías plásticas…Las caras los cuerpos tendrán que saber ..aprender a nadar en ríos..actuar en selvas…encontrar el regreso a la otredad con signos nuevos donde el aplauso de tantas manos enjabonadas sonará distinto? Isabel Benet

    Reply

  3. Maria Landa
    22 mayo, 2020 @ 5:39 am

    Tu escrito ha sido motivo de reflexión en la Maestría de Dirección Escénica de la ENAT. Gracias por ponernos a dialogar con provocaciones inteligentes.

    Reply

Leave a Reply