12 Comments

  1. Javier Tovarich
    24 Octubre, 2016 @ 12:11 am

    A partir de estos razonamientos, que tienen que ver mas con la carta donde piden Transparencia y Rendición de cuentas para reformar la CNT en un proyecto vigoroso, de trascendencia cultural y acorde con un diseño de producción; se debe participar. Y de lo que allí resulte, se proyecte hacia las demás instancias culturales. Con esa base, incluso, podemos avanzar hacia la dignificación de nuestro oficio, eliminar viejas prácticas que menosprecian el hacer de aquellos que no están dentro de lo institucional y construir las vías legales para que se reconozca nuestro estatus de “artista”, ” creativo” u otro denonativo que nos identifique y salvaguarde dentro de la Constitución, leyes, normas, estatutos y demas
    #TrabajoDignoParaTodos

    Reply

  2. Rodolfo Obregon
    24 Octubre, 2016 @ 12:54 am

    Dos detalles Luis Mario:
    Si toda lectura estadística es tendenciosa, ¿por qué no poner simplemente los resultados frente a los objetivos? ¿Hay criterio de evaluación más elemental (calificativo que ya le dieron todos los defensores del modelo actual en las redes, a mucha honra)? Lo repito: 0.32% que ya habían visto teatro contra “el 90% de los que nunca han visto teatro”. 6 meses de giras…. etcétera!
    ¿O por qué no compararlo con otras instancias productoras? (El no ser, como subrayas, un auténtico teatro de Repertorio, es otro de los objetivos no cumplidos). Insisto en que compararlo con la UNAM puede ser muy revelador.
    Y como la anécdota con que cierras me recordó la mía, la platico: En 1994, Fernando de Ita y yo convocamos a teatreros de 10 estados al Centro Regional de Formación Teatral en Querétaro. Yo organicé y De Ita consiguió el dinero. Llamamos a Luis de Tavira y a algunas gentes cercanas antes o después a él como maestros. El resultado fue un éxito desde luego en gran parte al impulso que Luis le dio. Cuando aquello terminó, justo con el cambio de sexenio, Luis me mandó llamar con su eterno emisario, el Chamaco Cárdenas y me dijo que iban a proponer ese proyecto a Tovar de Teresa para todo el país y querían que yo me incorporara como maestro. “¡Qué bonito -me dijo Margules cuando le conté-, te invitan a participar en tu propio proyecto”. Pero no quedó ahí. El Chamaco me advirtió: “Pero con De Ita nada, ¿eh? Porque ése cabrón no es más que un coyote?” Yo le contesté: “¿Me das el cuchillo para que se lo clave en la espalda a mi amigo? Vayan y chinguen a su madre”. Ése también es Luis de Tavira.

    Reply

  3. Rodolfo Obregon
    24 Octubre, 2016 @ 1:18 am

    Y una menos visceral y otra vez de orden de gestión pública: tampoco se puede omitir en esta discusión el excesivo poder de decisión que Luis de Tavira tiene en el teatro mexicano. Además de la CNT, controla la Casa del Teatro y el CEDRAM de Michoacán (ambas con dineros públicos), palomea las listas del Sistema Nacional de Creadores y nombra jurados en el FONCA y otras instancias. Es miembro, con cuatro allegados muy cercanos, del Consejo Asesor del CUT, en una Universidad que le produce, como siempre, en mejores condiciones que al resto de los hacedores del teatro en México. Y eso hasta donde se sabe… Independientemente de cualquier calificativo, tal acumulación de poder no es sana para la vida pública.

    Reply

  4. Fernanda
    24 Octubre, 2016 @ 2:08 am

    Análisis sensato desde donde se debería seguir discutiendo.

    Reply

  5. Pedro de Tavira
    25 Octubre, 2016 @ 3:00 am

    Rodolfo Obregón:
    Creo que antes de dictar sentencias, y hablo de tu segundo comentario a este análisis de Luis Mario, hay que estar mejor informados, sobretodo para no crear desinformación y crear ideas falsas.
    Luis, hace años dejo de trabajar en Casa del Teatro, vaya ni siquiera es miembro ya de ella. También, desde que se le llamó a la CNT, cortó con el CEDRAM y dejó de trabajar en él. El ser jurado del Sistema Nacional de Creadores es obligación suya por ser Emérito de dicho sistema. El Consejo del CUT lo elija cada administración, y hasta donde tengo entendido, casa administración es libre de elegir al consejo que mejor le parezca.
    Decir que “siempre” le produce la UNAM es otro error. De “Bajo la piel del castor” a “Pequeños Zorros” hay cerca de nueve años de diferencia. Y para ser correctos, “Bajo la piel del castor” se coprodujo con la entonces administración de Teatro UNAM bajo la dirección de Monica Raya.
    “EN MEJORES CONDICIONES”, dices, bueno. No sé de dónde sacas eso o con base a qué lo dices. Me gustaría saber, con números y datos duros, como haces tus comentario, que lo compruebes, este y todos tus demás sentencias que has hecho en este segundo comentario.
    Como tu dices, no hay que confundirnos y mezclar las cosas. Una cosa es el debate de CNT y otra muy distinta es levantar falsos y hablar sin saber.

    Gracias.
    PdT

    Reply

  6. Rodolfo Obregon
    26 Octubre, 2016 @ 2:00 am

    Estimado Pedro:

    Como bien dice Luis Mario, este debate comenzó hace mucho tiempo. Hace ocho años estamos pidiendo información, “datos duros” y “cifras concretas”. Nada. Seguimos intentándolo, pero no es fácil acceder a ellas, créeme. Y ésa es justamente la demanda que dio origen a este nuevo debate: transparencia e información precisa. En cuanto a mis demás afirmaciones, algunos datos concretos y algunas reflexiones que se desprenden de ellos:
    -A un año de refundada la CNT, cuando saltó el primer escándalo, Luis de Tavira seguía apareciendo como director del CEDRAM en la página de la Secretaría de Cultura de Michoacán. Y sólo después de eso desapareció. Y el hecho de que Casa del Teatro y CEDRAM sean dirigidos respectivamente por su esposa y su socio-amigo de toda la vida, que los alumnos de una institución pasen a la otra demostrando que sigue siendo el mismo proyecto, puede que sea legal, ¿pero es legítimo cuando ambos proyectos han vivido del subsidio público? En todo caso, insisto, no es sano. Este tipo de acumulación de espacios de empoderamiento simbólico es justamente el que se percibe por la comunidad como excluyente. Y lo es porque impone una única visión del teatro. Ésa es otra de nuestras demandas: apertura y equilibrios.
    -En ese mismo sentido, el hecho de que alguien que tiene un puesto público, con un sueldo que es dinero público, como es el caso del director artístico de la CNT –sea quien sea-, siga recibiendo su beca del Sistema Nacional de Creadores puede que no esté reglamentado en el FONCA y por tanto es legal, ¿pero es legítimo tomando en cuenta las condiciones laborales del resto de los teatristas del país? Y aún más, ¿alguien que ya acumula el poder de dirigir la instancia de producción más fuerte del Estado en materia de teatro debe decidir directa o indirectamente a quién otorgar becas y a quién no en el SNC? En todo caso tampoco es sano. Y ésa es otra de las demandas: revisar los estatutos legales de la CNT, y en este caso el FONCA, para garantizar la inclusión de otras visiones, pluralidad.
    -Dejo la relación con la UNAM al final porque es la más compleja y la más antigua. Por paradójico que parezca, la Universidad no es menos difícil en términos de opacidad y prácticas discrecionales. En ese sentido, sólo puedo decir que las quejas de que el costo de las producciones de Luis de Tavira son superiores al de cualquier otro creador escénico se remiten, al menos, al tiempo en que yo entré a estudiar al CUT, hace más de 30 años. Tendríamos que conocer al menos si existe un tabulador para las producciones de la UNAM y si éste se ha cumplido. Pero va otra vez la pregunta: ¿es legítimo que el director de la CNT invite a dirigir al director artístico de Teatro UNAM y luego éste le garantice la producción de su obra en la UNAM? ¿No debería cada uno dirigir en su instancia productora para evitar esa impresión de arreglo cupular y acaparamiento que se desprende de esas prácticas? O en todo caso, no dirigir en ambas, como Enrique Singer que no lo hizo con el presupuesto de la UNAM. A eso nos referimos con una reorganización del sector.
    -Y de ahí al CUT. Como maestro de la institución, me topé hace unos meses con la campaña de desprestigio a Mónica Raya, un acto deleznable en el que se pretendió usar a los alumnos a la vieja usanza de la peor grilla, aquella que nunca da la cara. Yo les propuse revertir la situación: informarse antes que nada de la trayectoria de una profesional, pero sobre todo, investigar cuáles eran los mecanismos de selección de la Coordinación de Difusión Cultural, del director del CUT (estamos próximos a un cambio) y de integración de su Consejo Asesor. Y la respuesta es: nada. No existen tales mecanismos, no se presentan proyectos ni se discuten con la comunidad sino que, como bien dices, son prerrogativas de cada director, de cada rector. Pura discrecionalidad. ¿Te parece bien esto? ¿Te parece sano? A mí no.
    En un país y unas instituciones culturales que han funcionado así por tantos años, los más hábiles o los más fuertes acumulan mucho poder y provocan grandes inequidades. Es obligación del Estado establecer límites y contrapesos y de la ciudadanía exigirlo. Eso es lo único que hacemos. Yo personalmente porque me rehuso a mantener ese estado de cosas, a transmitir esas viejas prácticas a nuevas generaciones.

    Reply

    • Pedro de Tavira
      26 Octubre, 2016 @ 3:25 am

      Rodolfo,
      Sigues estando equivocado en cuanto a Casa del Teatro y el CEDRAM se refiere. Informate mejor antes de apuntar eso que dices como una afirmación. Sin duda hay un vínculo entre ambas instituciones, pero te repito, Luis ya no forma parte de ninguna de ellas y no infiere tampoco en ellas. Son proyectos que fundó, sí, junto con mucha gente más de la comunidad teatral de este país, y que a la larga estos proyecto han sabido evolucionar y seguir a flote, con o sin apoyo del Estado y, aun más sin la mano de Tavira. Las dos son escuelas y ambas con grandes proyectos de retribución social, el más claro ejemplo esta en el teatro trashumante Rocinante que va dando funciones por todo el estado de Michoacan, en pequeños pueblos lejanos y olvidados donde nunca ha habido teatro antes.
      Y poner a colación a su esposa “socio-amigo de toda la vida” como dices, sería como pensar que tu sigues “controlando” el CITRU – que también vive de dinero publico- a través de tu “amigo de toda la vida” (por ahi hay algo escrito en Paso de Gato al respecto según recuerdo) el maestro Ortiz. Cosa que me parece ABSURDO siquiera pensarlo en AMBOS casos. Eso no es mas que una difamación, tienes que aceptarlo.
      En cuanto a lo que mencionas de la UNAM, sobretodo refiriéndome a tu segundo comentario a este escrito, sigues sin poder responderme, sigues diciendo “lo que se dice, lo que se queja”, argumentos que no tienen base alguna y que solo sirven para despotricar. El caso de Monica Raya, no sé a cuento de qué viene aquí.

      Si entiendo bien lo que dices del SNC y el FONCA, dejémoslo claro, Sea quien sea la persona que reciba una beca del SNC categoría que sea- pues como bien dices es un dinero que viene del Estado- no debería de cobrar por ningún otro trabajo cuyo dinero provenga del Estado, sea un producción del INBA, del FONCA o de la UNAM misma, no? Siendo tu comentario como es, yo podría decirte de varios colegas que, teniendo beca del FONCA han estado trabajando en proyectos cuyo dinero también proviene del FONCA y que así vez cobran por otro trabajo del UNAM y/o del INBA, o del CITRU o del CUT o de la ENAT o de EFITEATRO… en donde al final en TODAS estas maneras de producir, gestionar, enseñar, difundir teatro el dinero viene del ESTADO y pues siguiendo tu argumento, recibir dinero por parte varias instituciones-programas del Estado, aun sea por distintos trabajos-funciones, sería un abuso dadas las condiciones del resto de los teatristas del país. Pero aun más fácil, ese debate no le compete a la figura de Luis de Tavira, le compete al Estado mismo y sus instituciones. No entiendo qué toca en este entierro el nombre de Luis o cómo usar esto en su contra, nada que ver. Y lo mismo con los jurados del SNC, eso le compete al FONCA no al director artístico de tal o cual compañía, o a tal o cual emérito activo del SNC… en fin, te repito tus reflexiones están siendo mal dirigidas y simplemente usas el nombre de Tavira, pues tienes de unos años para acá casada una campaña de desprestigio contra él, y sin mayor fundamento. Te pido a que lleves estas reflexiones- comentarios y propuestas con quien se debe y dejes a un lado los chismes y las difamaciones. Sin lugar a dudas Tavira no controla las actualizaciones de la página de internet de dicha secretaria de cultura. Ni tampoco los estatutos del FONCA ni su reglamento de jurados. Enfoquemos a lo que realmente importa y contra quien sí hay que exigirle, que son las instituciones culturales las que deben de aclarar esto que dices, y deja aun lado las difamaciones.
      Y como tu, yo me rehuso a mantener así el estado de cosas …y me refiero a las difamaciones usadas, ademas, en “nombre del teatro” y la inclusion y pluralidad teatral. Por ahi no va y por ahi no es el camino. Eso no forma comunidad que al fin de cuentas, de eso sí se trata el teatro.

      Reply

  7. Jorge Alejandro Suárez Rangel
    26 Octubre, 2016 @ 4:15 pm

    O sea, parafraseando a Enrique Peña Nieto: “El que esté libre de dinero del estado…” Creo que el señor presidente parafrseaba a su vez a otro autor. En fin. El caso es que ya hay un chingo de gente esperando a ver a qué horas aventar la piedra y el cuchillo, y no precisamente a una puta. Pero claro, los romanos, muy limpios ellos, siempre se lavan las manos. No olviden, al final de toda discusión limpiar su alma con la máxima de la banalidad del mal: “Sí, yo trabajo para el gobierno, pero yo no soy el gobierno”. El gobierno es, compañeros sin beca, una invención de Michel Fucault.

    Reply

  8. Espartaco Martinez
    26 Octubre, 2016 @ 8:51 pm

    Lo que dices del CEDRAM es una absoluta falsedad (¡Me dicen allá que absorbe el dinero que venía para nosotros! ¿Quién te lo dice y cómo lo compruebas? Cómo el investigador se permite juicios a partir de “dichos”… En los 5 años que llevo aquí, a Tavira lo he visto una vez, de paso junto con la cnt, rumbo a Cheran) Cuando me invita Chamaco fue con acuerdos muy claros “Tu idea de teatro o danza no es nuestra línea, pero si hay repercusión con la gente, hay trabajo-, y aquí andamos sin parar, haciendo curso tras curso -con una idea muy diferente al teatro asistencial-, para jóvenes, para adultos, en colonias cercanas a Cedram, en municipios atestados de delincuencia, en Ceresos, casas de ancianos, de mujeres violentadas, orfanatos, hospitales, en la tierra caliente, nos ha interrogado el ejército, la mafia y aquí seguimos(semana a semana enviando tanto informe como programación a Secum y Cenart, te mando copia si quieres) A nadie que quiera presentarse aquí se le cierran las puertas, es decir, instalaciones o estancia(te mando la lista de los michoacanos que aquí tienen cabida, que se cruzan por aquí con algún proyecto, que se programan anualmente si lo requieres) Es una burda infamia eso de que aquí mande Tavira… Lo importante se olvida por la obsesión personal, enfermiza, a una persona(se les dota de superpoderes, se les mira en lo oscurito…)

    Reply

  9. Mónica Raya
    27 Octubre, 2016 @ 2:50 am

    Sólo para aclararle a Pedro de Tavira que durante mi gestión no se coprodujo “La piel del castor” ni se produjo ninguna obra dirigida por Luis de Tavira.

    Sobre los procesos del CUT espero sinceramente que el nuevo director@ renueve a su Consejo Asesor. Hace 15 años que el CUT necesita un cambio de fondo.

    Reply

    • Pedro de Tavira
      27 Octubre, 2016 @ 3:24 am

      Según recuerdo “La piel del castor” fue hacia mediados del 2008. Tenia entendido que tu gestión en la Teatro UNAM fue 2004-2008. Puede haberme equivocado, si fue así, una disculpa, Monica.
      Hasta donde entiendo fue un montaje del CEDRAM que después de estrenarse en Pátzcuaro, tuvo temporada en el teatro Juan Ruiz de Alarcón del CCU, por lo cual tuvo que existir una colaboración entre CEDRAM- TEATRO UNAM.
      en fin.. se trato de una simple mención.
      Un saludo.

      Reply

  10. Otto MInera
    27 Octubre, 2016 @ 3:01 am

    En el intercambio de opiniones entre Rodolfo y Pedro se aprecia un tacto, un cuidado, una disposición de ambos a hablar sin tapujos, pero con respeto al otro. A mí eso me parece bien. E indispensable para vislumbrar y empezar a hacer posible un mañana mejor.
    Incordia. Discordia. ¿Concordia?

    Reply

Leave a Reply