32 Comments

  1. Luis Ayhllón
    6 septiembre, 2016 @ 3:13 pm

    Estupenda crónica, Enrique.

    Reply

  2. Enrique Ceja
    6 septiembre, 2016 @ 3:31 pm

    Gracias Enrique, hiciste las preguntas que muchos desearíamos hacerle, y sí efectivamente, según lo cuentas, le ganó la intolerancia, lástima…

    Reply

  3. Jose Antonio Ibarra
    6 septiembre, 2016 @ 3:34 pm

    Excelente cronica… la pluralidad y la mirada penetrante, muy cierta.

    Reply

  4. Ricardo
    6 septiembre, 2016 @ 4:11 pm

    El Fidel Velázquez de lq escena nacional. Jajajajajajajaja no paro de reir, eres un idiota

    Reply

  5. Alberto Castillo P.
    6 septiembre, 2016 @ 5:07 pm

    Muy buena crónica, además de una instantánea de la figura de Tavira.

    Reply

  6. Aarón Hernández Farfán
    6 septiembre, 2016 @ 6:48 pm

    Hubiera sido interesante estar presente, pero tu crónica permite trasladarse al momento. Recuerdo la palabras de Luis De Tavira en un encuentro de directores, en torno al finado Héctor Azar (el «De Tavira» del propio De Tavira). Ante la omnipresencia del poblano, describió su periodo y su actuar (pues Azar ostentó simultáneamente las direcciones de Teatro del INBA y la UNAM en su momento) como un califato del teatro. Sin detenerme en el rasgo racista de su sarcasmo, no es capaz hoy de ver la ironía dentro de éste «corso-ricorso» que experimentamos con la omnipresencia de De Tavira (sumo a lo que enlistaste su rol en el SNC); acaso pretende erigir una suerte de papado del teatro con él como «santo», inquisitorial e incuestionable Pater… si no se da un necesario cambio en la dirección de la CNT, hará falta un Palafox que expulsr al jesuíta…

    Reply

  7. Eglón Mendoza
    6 septiembre, 2016 @ 8:07 pm

    No puedo expresar otra cosas más – ¡Es precioso! ¡Eres precioso! (Y ni te conozco).

    Reply

  8. Luis Sierra
    6 septiembre, 2016 @ 8:14 pm

    Chingón güey, no mames, te la mamaste. Agüevo. Qué guevos, pero no te me infles tanto gordito. Enhorabuena. Más pescado zarandeado.

    Reply

  9. Luis Martín
    6 septiembre, 2016 @ 8:18 pm

    ¡Excelente Enrique!

    Reply

  10. Rodolfo Obregon
    6 septiembre, 2016 @ 8:28 pm

    Matizo mi prudente comentario: «urge una valoración serena…» pero únicamente para que quede constancia y no morir con la muina; porque no servirá de nada más, pues en este país la crítica no es tenida en cuenta en ningún sentido, y los maestros de la negociación en lo oscurito, del chantaje y las trayectorias fundadas no en méritos artísticos sino políticos, seguirán ganándonos todas las partidas. Y Luis es su máximo exponente y saldrá de esto impune.
    Y a propósito del espléndido comentario de Hernández Farfán: sé de muy buena fuente (colaborador continuo de De Tavira y fundador de CLETA) que cuando aquel movimiento estalló dando por terminado «el califato», la UNAM envió a un joven negociador, discípulo de un Héctor Mendoza que salió del lance con el poder, y ahí aprendió los oficios: obviamente se trataba del joven ex jesuita!

    Reply

  11. Urani Montiel
    6 septiembre, 2016 @ 8:33 pm

    Muy buena crónica. Hasta me dio hambre, pero de poder y presupuesto, je. Ojalá el cambio generacional altere la cuestión de nuestro teatro.

    Reply

  12. arturo sastre
    6 septiembre, 2016 @ 9:36 pm

    Quisiera referir a la última nota que publiqué en mi pagina de face para quienes deseen leer sobr el mismo sujeto.

    Reply

  13. Ilya Cazes
    6 septiembre, 2016 @ 10:37 pm

    La espina de un róbalo no podría cortar el aire. No sé si se trate de un lapsus calami o del efecto uno de esos autocorrectores traicioneros pero, en todo caso, el pescado protagonista del artículo, efectivamente zarandeado, debería perder por eso el acento que aquí permaneció en la «o».

    Reply

  14. Fernando Corzantes
    7 septiembre, 2016 @ 1:56 am

    Excelente crónica, que de no ser una corrosiva verdad, podría quedar en las páginas del realismo mágico teatral de México. Pero nuestra realidad político cultural es costumbrista. Si, es costumbre la construcción de cacicazgos basados en el amiguismo, el clientelismo, los elogios mutuos, los premios al prójimo, becas teledirigidas, etc., y esto en todos los campos del quehacer artístico. Les remito a un artículo de José Martínez sobre el asunto: http://www.letraslibres.com/mexico/los-caciques-culturales

    Reply

  15. Lorenzo Mijares
    7 septiembre, 2016 @ 3:04 am

    Excelente. Bien por esos guevos. Cordial saludo.

    Reply

  16. Diablito
    7 septiembre, 2016 @ 3:23 am

    excelente Cronica, Bro. Enrique Olmos y se de todo ese altercado y del desplante de Tavira porque y estuve con ustedes, y cuando gustes aquí tienes tu casa, para irnos al Bar Alica.

    Reply

  17. Laura Valencia Andrade.
    7 septiembre, 2016 @ 3:31 am

    Es curioso como te vales de una comida privada, para hacer una provocación política, y hacerla posteriormente publica.
    Con el debido respeto, pero eso no se llama osadía como tu le llamas, se llama oportunismo, y del mas bajo. A fin de cuentas en esa mesa había dos negociantes igual de perversos, uno jurasico y cansado y el otro aspirante a ocupar el puesto.

    Reply

  18. Los lentes de Olmos estaban feos
    7 septiembre, 2016 @ 3:41 am

    Pues será el sereno pero, aunque sé que no son competencias, dejando de lado los chismes que no me sabía, la narrativa de esta crónica no es ni la mitad de buena que una sola de las oraciones de la conferencia que se aventó Tavira más tarde ese mismo día.

    Reply

  19. Los lentes de Olmos estaban feos
    7 septiembre, 2016 @ 3:50 am

    Y también quiero agregar, así también como chisme de una reunión privada para comer, que en la fila para servirse la cena después de la confe, Olmos gritaba «queremos rock» al grupito versátil que no tocaba rock y volteaba a fijarse quién lo estaba viendo para que se notara que «equis, somos chavos y jueces y todos nos la pelan.»
    La cena estaba dos tres.
    En lo que sí estoy de acuerdo es en que la cantina El Álica está chida y de que el melodrama y la comedia ligera tepicense.

    Reply

  20. Edgar Alvarez Estrada
    7 septiembre, 2016 @ 5:09 am

    Muy bien, Enrique!! Admiro tu honestidad. Abrazos, bro!!!

    Reply

  21. Adolfo Sánchez
    7 septiembre, 2016 @ 4:12 pm

    Excelente crónica. Pienso que el Tavirismo tiene toques muy esnobistas, decimonónicos. Y más allá, sus huestes fomentan el no reflejar lo contemporáneo en el teatro. Como aportación, el Bar Álica es una cantina muy antigua pero por demás agradable. Justo en el lado derecho de la barra, se encuentra encerrado en un capelo, un pedazo del muro de Berlín. Bienvenidos cuando gusten.

    Reply

  22. Rodolfo Obregon
    7 septiembre, 2016 @ 5:24 pm

    Por cierto, la alusión a Ostermeier no es mera coincidencia: https://www.youtube.com/watch?v=O9KCIy4TCxw

    Reply

  23. Hilda
    7 septiembre, 2016 @ 5:29 pm

    Genial! Solo usted maestro Olmos!

    Reply

  24. Teatromexicano
    7 septiembre, 2016 @ 9:37 pm

    Solo para dejar registro de los frutos de esta crónica que llegó hasta El Universal y ya se creó una página de FB La kamarilla https://www.facebook.com/somoslakamarilla/?fref=ts

    Reply

  25. César Delgado Martínez
    8 septiembre, 2016 @ 12:21 am

    El Nayarit de los descalabros culturales

    En el inicio de la crónica de Enrique Olmos de Ita, lo que menos importa es su percepción sobre los espacios teatrales en Tepic. Si el objetivo es dar a conocer el “desencuentro” con Luis de Tavira, no tiene caso ocupar el espacio en suposiciones.
    “Quieres conocer a Miguel / vive con él” dice la sabiduría popular. En este caso si Olmos de Ita quiere saber sobre el teatro en Nayarit, le pido que no se quede mucho aquí, con un mes es suficiente para enterarse de la realidad.
    Me refiero a lo que ha hecho el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Nayarit (CECAN), en este sexenio, que acabará dentro de un año. Su apoyo al teatro como el desarrollo cultural del Estado ha sido desastroso, con mínimas excepciones. Por ejemplo: De las seis emisiones de apoyos del PECDA (Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico), sólo se alcanzaron a otorgar cuatro; la aplicación del PACMYC (Programa de Apoyo a Culturas Municipales y Comunitarias), también ha sido irregular, puesto que no se podrán a aplicar las seis emisiones y su calendario de trabajo siempre estuvo desfasado del nacional; no llegó el apoyo a los 20 municipios de la entidad, (alguna cosita por ahí); hubo irregularidades en la aplicación de apoyos etiquetados por la Cámara de Diputados (Federal) y del monto de dinero otorgado anualmente por el desaparecido CONACULTA (Consejo Nacional para Cultura y las Artes); la promoción de la lectura fue casi nula; no hubo ferias del libro; ni publicación de textos; se creó una sala de lectura en Rosamorada, sin lo prometido: equipos de cómputo y tabletas y se trató de despojar a un grupo de artesanos de la tienda Cinco Pueblos, que ocupan de en comodato, entre otras muchas irregularidades, que por cuestiones de espacio no puedo mencionar.
    Jamás ha habido transparencia en el presupuesto ejercido por el CECAN, siguiendo la tónica del gobierno del Estado, de no informar nada. A todo el que se ha atrevido a alzar la voz para denunciar alguna irregularidad, se le ha tratado de descalificar por todos los medios. Lo menos que ha dicho el gobernador Roberto Sandoval (con las debidas repeticiones de los funcionarios culturales), que somos “gente sin quéhacer, que nos dedicamos únicamente a criticar”. Como si ellos –los que creen que tienen la razón, porque tienen el poder- pudieran saber lo que hacemos todos “los desquehacerados”.
    La rehabilitación de la exfábrica textil de Bellavista en el municipio de Tepic es una entelequia. Se habla pomposamente, de un “centro regional de las artes”, cuando la Escuela Estatal de Bellas Artes, que se fundó hace un poco más de medio siglo, recientemente se unió al programa de Centros de Iniciación Artísticas Asociados del INBA y la escuela de danza que se dio a conocer su apertura, es un salón, donde no existe tal institución. El CEDART Amado Nervo de Tepic, que cuenta con bachillerato de arte y humanidades, se repone después de tres años de difícil vida, ya que por capricho de la que fuera titular de la Secretaría de Cultura y (una vez desaparecida ésta) del CECAN, se fundó en Santa María del Oro y no logró reunir ni el 20 % de los alumnos requeridos.
    Hasta hace unos días las obras de rehabilitación de la exfábrica textil de Bellavista estaban paradas, a pesar de que el “Centro Cultural” (así lo anunció en gobierno del Estado), se dijo que estaba terminado, en la Feria de California efectuada en San Diego, Estados Unidos y en el CECUT (Centro Cultural Tijuana).
    Así se desenvuelve el desarrollo cultural oficial en el Estado de Nayarit, en un sexenio donde se recibió más presupuesto que en los dos que lo antecedieron y su trabajo ha sido ineficiente y con apoyo sólo a sus amigos y familiares. Es importante poder hablar de todo lo que se realiza en este reglón de una manera autogestiva, ciudadana o independiente (como guste usted llamarlo) y de lo que se está planeando por el centenario de la creación del Estado Libre y Soberano de Nayarit.
    César Delgado Martínez
    Rosamorada, Nayarit

    Reply

  26. Emi Ávila
    8 septiembre, 2016 @ 11:43 am

    Tienes razón, Tavira es el cacique más arraigado y lesivo que ha padecido el teatro nacional, y es un cacicazgo que ha ejercido con el beneplácito o la complacencia de la «crítica especializada». Por cierto que hace mucho su estética teatral es la repetición de su egomanía, aderezada, eso sí, de abundante dinero público. Allí, en su cortesanía tras las bambalinas del poder, radica su verdadero talento. Esa es la cátedra que nos debe: «cómo medrar de manera oculta y alevosa en los pasillos del poder». Pero no olvidemos a otros caciques que, aunque menores, también lastran una teatralidad más rica y variada. Son aquellos que algunos denominan «artistas burocratizados», oficialistas, o «vacas sagradas» (son vacas pero no sagradas), y que han proyectado su carrera a costa del lamesuelismo más abyecto y de derribar a quienes se les oponen; vayan algunos ejemplos: Luis Mario Moncada-Martín Acosta, Mauricio García Lozano, José Ramón Enríquez, Enrique Sínger, Mario Espinoza, entre otros… Todos ellos, por supuesto, esquiroles del poder político, sin importar ideología o proyecto. Hasta que nos sacudamos todas esas rémoras del presupuesto, el teatro seguirá cautivo de proyectos personalísimos, sin arraigar de manera firme en donde debe hacerlo: el público. Saludos y felicidades.

    Reply

    • LM Moncada
      14 septiembre, 2016 @ 11:15 pm

      «Ya encarrerados acabemos con todos ellos, saquemos las guillotinas y limpiemos las rémoras que impiden el desarrollo de la pluralidad Teatral! De qué los acusamos? De ‘derribar a aquellos que se les oponen’. Y qué proponemos? Derribarlos porque son un lastre para nuestra idea de pluralidad, es decir, se nos oponen…»
      Vaya, desconocia que hubiese cometido crímenes tan atroces. No tengo el gusto, Emi, pero podrías decirme a quién he derribado por oponérseme? Podrías darme una idea de qué tipo de proyecto o estética he bloqueado y ya de paso a quién le he lamido las suelas? Es tan categórico lo que afirmas que supongo que tendrás datos duros de aquello que me acusas de hacer en contubernio con otros. Que medro del presupuesto? Qué curioso que lo afirmes porque en los últimos cinco años he montado una sola obra personal, cuyo dinero era fundamentalmente extranjero. Fuera de eso, vivo de mi trabajo y no decido la suerte más que de la compañía que paga mi salario. O también eso te molesta? Es curioso lo que el enardecimiento frente a la injusticia nos lleva a decir, ojalá hubiese en lo que dices algo más allá del «quítate tú pa ponerme yo». Hablemos de teatro, hablemos de argumentos, dispara la primera idea.

      Reply

      • LEGOM
        22 septiembre, 2016 @ 10:18 pm

        Ándele, Luis Mario, eso te pasa por ponerte a discutir con anónimos y pendejos ardidos.

        Reply

  27. L. Nava
    13 septiembre, 2016 @ 5:11 pm

    Conozco a olmos… Y bueno, creo que esta anécdota se parece a lo que le sucedió al piojo Heerera con el nefasto de Martinoli en un aeropuerto y por eso lo corrieron de la selección. Olmos es como el Martinoli del teatro mexicano, siempre esta haciendo críticas y exagerando con burlas y comentarios sarcasticos de todo, ya era hora de que alguien con el nivel de Tavira le dijera que no sabe nada, le faltó darle un madrazo como el piojo para ponerlo en su lugar. Es la neta.

    Reply

  28. Perla de la Rosa
    13 septiembre, 2016 @ 6:50 pm

    Querido Enrique, no estoy de acuerdo contigo en la manera en la que presentas al Maestro Tavira, me parece poco noble la manera en que lo exhibes y convocas al odio irracional contra él. Varios de los que se unen a tus comntarios NO son mejores personas, sólo que tal vez, o no han tenido el talento, definitivamente la habilidad política y la suerte que Tavira. Pero idntifico a algunos que en otros momentos han mostrado también una poderosa atracción por el poder y que de haberlo obenido serían terribles. Sabes que te aprecio me parece muy bien el ejercicio de la crítica, pero me surjen algunas preguntas ?Por qué dices que vive del erario? No crees qu un intelectual y un artista, cualquiera, en este caso él, deban cobrar por su trabajo? ?No crees que sería mejor que tooodos los teatristas u otros artistas que recibimos apoyos del FONCA no pagaramos impuestos? Yo como becaria del SNCA, tampoco pago impuestos porque las becas están excentas de gravamen. Soy también contadora pública y te puedo decir, con conocimiento de la ley fiscal, que todos los que son pagados con apoyos del FONCA, deberiamos estar excentos de impuestos, pues el FONCA otorga estímulos y apoyos, NO compra nuestros servicios. Aquí hay un problema de definición y aplicación de la ley del IVA, por ejemplo, que yo he pensado plantear alFONCA, porque me parece que hay un error en la manera que aplican estos impuestos. Sólo es un ejemplo para tratar de orientar la energíahacia problemas que están ahí y que no tienen que ver con el «demonio»Tavira.
    Porque en lugar de desear la desaparición de la CNT, no exigimos que haya mas presupuesto y que se den garantías semejantes a otros teatristas. ?Por qué no peleamos los presupuestos contra los diputados, sus aumentos y privilegios. Me parece que el problema NO es entre Tavira y el resto de los teatristas, el problema es la carencia y la insuficiencia. Y también agregaría, la falta de autocrítica y capacidad para proponer una plataforma en donde todos ganemos, incluidos los públicos. Un abrazo fraterno

    Reply

  29. Juan el Charrasqueado
    20 septiembre, 2016 @ 10:38 pm

    Enrique, quiero usar un poco de la impertinencia que te sobra, para dar a conocer algunas situaciones que obviamente omites en tus publicaciones, y que tal vez resultarán atractivas para tus lectores, quienes se regocijan con tus aventuras.
    En el marco de la Feria del Libro Infantil y Juvenil del Libro, que realiza el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo, se entregó el Premio de Poesía Efrén Rebolledo 2016; me permito retomar algunas palabras que publicó en su columna del Diario Milenio, el ilustre y poderoso Fernando de Ita, que dicen así “En un acto sin precedentes, el escritor y empresario cultural, Enrique Olmos (obviamente omitió el segundo apellido del nombre “artístico”), dijo, que en el sexenio que termina la cultura durmió el sueño de los justos porque el gobernador saliente, Francisco Olvera Ruiz no hizo nada para despertarla…y así, la mofa continúa.
    Enrique, creo que tu poca vergüenza, fue mayor que la indignación que manifiestas por la situación de la cultura en Hidalgo, la olvidaste cuando recibiste el cheque por $50,000.00 y el reconocimiento otorgado por Francisco Olvera. No crees que es un poco incongruente tu discurso (al igual que los aplausos y porras de tu tío), deberías haber rechazado el cheque y el documento firmado por Francisco Olvera. Todos, hasta tu servidor, habríamos aplaudido hasta el cansancio, si solo hubieses aceptado el reconocimiento del premio, pero es evidente tu codicia, y abunda en las personas que te rodean.

    Reply

Leave a Reply